Ejecutar una Competencia Clave en las Organizaciones

internacionalización

Los entornos económicos de recesión, y también los de crecimiento lento, suponen un reto adicional para los directivos de una organización, y especialmente para los líderes. De ellos se espera, y de ellos depende, la adecuación de la estrategia de la empresa a las cambiantes circunstancias del mercado y de los competidores. Tarea imposible si la organización no es virtuosa en la Ejecución.

 Para ejecutar bien es necesario que en la empresa se haya implantado un sistema de control y seguimiento de los objetivos estratégicos, que permita medir su grado de cumplimiento y contemple la compensación y motivación de las personas que ejecutan.

 La ejecución es una disciplina, y como tal ha de ser entrenada y practicada. La ejecución forma parte de la estrategia de la empresa, no es simplemente una táctica más o menos apreciada en la organización. Implantar la cultura de la ejecución es la tarea principal del líder. La ejecución debe formar parte de la cultura de la empresa. En muchas ocasiones no es la definición estratégica la que falla, sino la falta de ejecución.

La credibilidad de un líder se asienta en su capacidad para ejecutar. No importa el tamaño de la organización, ni el nivel de responsabilidad que se tenga en ella, las personas que ejecutan alcanzan el liderazgo.

 La ejecución se asienta en tres procesos básicos de toda organización: las personas, la estrategia y las operaciones. Las personas debe ser elegidas y promocionadas en función de los planes estratégicos y operativos de la empresa.

 Si Usted cree que su trabajo de CEO consiste en diseñar la Estrategia de la empresa e infundir Visiones a su equipo directivo, absteniéndose de entrar en los detalles del negocio y su ejecución, está profundamente equivocado y, muy probablemente, la organización que Usted dirige no destacará por su virtuosismo en la Ejecución.

El líder tiene que implicarse personal y profundamente en el negocio. Sólo el líder puede hacer las preguntas clave y dirigir el proceso de comunicación e información en la empresa, llegando a tomar las decisiones que procedan tras completar el proceso de información y análisis.

 ¿Cuánto tiempo dedica a su equipo?. ¿Ha delegado en el departamento de Recursos Humanos la evaluación y recompensa de sus empleados?. Si no dedica al menos el 20% de su tiempo a su equipo, Usted no realiza bien su trabajo y podrá apreciar que la Ejecución no forma parte de la cultura de su empresa.

 Ejecutar es la tarea principal del líder. Para ello: conozca a su gente, sea capaz de gestionar la incertidumbre, establezca prioridades y objetivos, implante mecanismos de seguimiento y control, recompense a las personas que destacan en la ejecución, desarrolle las competencias de las personas clave de su organización y no olvide de conocerse a sí mismo.

 Si considera que necesita ayuda para implantar la Cultura de la Ejecución en su empresa, llámenos.

 La organización que No Ejecuta está abocada al fracaso.