Postulados equívocos en materia de transición energética

Escultura Juanjo

Tribuna publicada en el diario EL COMERCIO de Gijón el 23.09.2018

POSTULADOS EQUIVOCOS EN MATERIA DE TRANSICION ENERGETICA

por Juan José del Campo Gorostidi. Doctor Ingeniero de Minas

Dña. Teresa Ribera, ministra de transición ecológica, comenzó su mandato demonizando la producción eléctrica con centrales térmicas de carbón: “no tienen sentido”, dijo. Continuó declarando la guerra al gasóleo: “El diésel tiene los días contados“, y Dn. Pedro Sánchez afirmó el pasado domingo en La Sexta: “La contaminación produce en España 30.000 muertes al año“. Tres aseveraciones equívocas que no deben constituir postulados de partida sobre los que el Gobierno pudiera elaborar propuestas destructoras de valor en materia de transición energética.

En cuanto al papel del carbón, el gas natural y la energía nuclear en la producción de energía eléctrica en los próximos 20 años, no tengo duda de que será relevante en el mundo; y deseo que en España también. Para ello será necesario que la razón se imponga a la pulsión cero-cero. Por la complejidad del asunto, renuncio a exponer los fundamentos que sustentan mi criterio en este sucinto artículo.

Mi opinión respecto al diésel es radicalmente distinta a la de la Sra. Ribera. El diésel es el combustible de transición hacia el nuevo paradigma de la automoción. El desarrollo de vehículos enchufables híbridos con motorización diésel es ya una opción comercial, respetuosa con la normativa medioambiental Euro-6, que responde al principio de transición ecológica, y que se fundamenta en tres desarrollos tecnológicos: la combustión escalonada, la inyección de combustible a presiones superiores a 2.000 bar y el tratamiento de los gases de combustión.

Respecto a la afirmación del Sr. Presidente, recomendarle que lea los trabajos publicados en las revistas Atmospheric Environment y Environment Pollution por los investigadores de la Escuela Nacional de Sanidad, adscrita al Instituto Carlos III, y dependiente de los Ministerios de Economía y Sanidad:  Dña. Cristina Linares y Dn. Julio Díaz. En sus estudios, basados en el análisis de las funciones dosis-respuesta correspondientes al período 2000-2009 en España, cifran la mortalidad prematura anual en 6.085 personas por emisiones de NOx, 499 por ozono troposférico y 2.683 por partículas. En total 9.267 personas, muy lejos de las 30.000 que afirmaba el Sr. Sánchez. Si sus asesores se hubieran ocupado en estudiar la cuestión habrían comprendido que la cifra de 30.000 fallecidos, publicada por la Agencia Europea de Medioambiente y correspondiente a 2013, fue calculada extrapolando datos obtenidos de otros países europeos y no de España. Las funciones dosis-respuesta evalúan la influencia de los picos de contaminación en la mortalidad prematura de la población, un proceso de inferencia estadística complejo y cuestionable. En materia tan grave, el rigor debería ser la norma de conducta del político.

Como decía Ortega: “O se hace literatura, o se hace precisión, o se calla uno“. A nuestros políticos más les valdría documentarse mejor, o cuando menos escuchar con atención a los que saben, para no  alterar el comportamiento de los mercados con declaraciones equívocas.  El descrédito que generan les acompaña como su sombra, pero los daños que pueden producir sus declaraciones y actos no los merece la sociedad civil.